domingo, 5 de marzo de 2017

De ajena potestad







(Pon tu mano sobre el pendón sagrado)

Piscis se eclipsó en verano,
cuando maduran en el emparrado
las oscuras uvas del amor y la locura.
Eras Teseo iluminado,
en abierta lucha contra el minotauro.
Buscaste liberar a Proserpina del infierno
y destruiste a Tritón, el semidiós pescado
de verdoso pelo.
Te embarcabas en cualquier empresa
como argonauta,
con la esperanza de coronarte salvador
de los necesitados.
No dudaste en unirte a hércules
y fuiste preso en Devoto.
Yo te llevaba noticias de los desencarcelados,
cada domingo en la visita,
pero en respuesta, me contabas de los centauros
y de la tierra aún cautiva.
¿Qué rayo de sol no coronó tu desafío?
¿Qué maldita sombra no desangró tu pecho?
Fueron años de combate,
de clandestino amor donde se avivan
las alucinaciones, en erráticas conquistas.

Sí, eras Teseo iluminado,
el que volvía en aquellas madrugadas temibles...

---oo0oo---

(Del libro De ajena potestad, de Manuel Ruano, 
Ed. Vinciguerra, Bs.Aires, 2016)

No hay comentarios: